INVENTAN UN NUEVO MÉTODO DE RECOGIDA DE MIEL DE ABEJA

A veces la innovación se apoya sobre un pilar robusto llamado sencillez.  El invento de un nuevo método o proceso no tiene porque ser sinónimo de complejidad ni ir parejo a un extenuante trabajo de desarrollo. La magia, la intuición puede aparecer de golpe con la mera observación. Y con la observación llega la visualización.

Nikola Tesla uno de los grandes inventores del siglo (XIX) y principios del (XX) visualizaba sus inventos antes de llevarlos a cabo y según él fue capaz incluso de realizar simulaciones en su cabeza llegando a saber si funcionaría o no siendo un puro trámite ya su construcción.

A medida que el hombre primitivo fue pasando de recolector a agricultor comenzó a utilizar los árboles huecos como sustitutos de las colmenas salvajes con el fin de que la recolección de la miel fuese menos laboriosa. De esta manera se pasaría de la explotación de colmenas aisladas a una explotación especializada con grupos de colmenas facilitando su defensa frente a depredadores.

La utilización de la miel en medicina es conocida desde  la época de los romanos conociéndose ya sus grandes propiedades antisépticas, que no permitían el desarrollo de bacterias, actuando como importante elemento conservante.En seguida en la imaginación del hombre interactúo una imagen, con un fundamento quizás poco claro inicialmente  pero con una base sólida de correlación de ideas que llevaría a identificar   la miel  con la inmortalidad y se utilizase, por tanto, para los embalsamamientos y la conservación de restos orgánicos. ” En la Grecia antigua, se creía que la miel era un alimento que provenía del sol y tenía poderes mágicos, que ponía en contacto las almas con la divinidad transmitiendo sus cualidades y propiedades más ansiadas, entre las cuales estaba la inmortalidad nombrada anteriormente.”

Tradicionalmente eran las abejas las que construían los panales de manera natural fijándolos a las paredes internas de la colmena, por lo que el apicultor debía cortarlos para recolectar la miel destruyendo con ello la colonia. Los egipcios y los cretenses fueron los primeros en crear colmenas con una abertura en la parte posterior, lo cual permitía recolectar la miel sin destruir los nidos de cría una vez las abejas habían sido ahuyentadas con humo. Los griegos para obtener las mieles construían colmenas con arcilla en forma de cacerolas, mientras que los romanos empezaron a construirlas con otros materiales como madera, barro e incluso tejiéndolas con tallos de hinojo o ramas de mimbre. En el norte, los romanos tallaban los troncos para que las abejas anidasen en su interior y así tener la miel localizada en las zonas que les interesaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s